Más de 300 personas se preparan en la CV para adoptar

wpid-Adopciones.png

Un total de 338 personas de la Comunidad Valenciana se ha preparado durante el primer semestre de este año para adoptar niños y niñas a través de 19 cursos de preparación para solicitantes de adopción nacional e internacional promovidos por la Conselleria de Bienestar Social, según ha informado la Generalitat en un comunicado.

La directora general de Servicios Sociales y Menor, Rosa Aragonés, en el que ha especificado que del total de las 19 ediciones realizadas, 15 tuvieron lugar en Valencia y participaron 266 personas; una en Castellón, con la asistencia de 26 personas, y tres en Alicante, con la presencia de 46 personas.

Aragonés ha señalado que los cursos de preparación a las familias se realizan una vez presentada la solicitud y previa a la valoración de idoneidad, con la finalidad de «aproximar a las familias adoptantes a los aspectos relacionados con la parte humana y afectiva del proceso previo de la adopción».

En este sentido, ha indicado que el programa de preparación de familias tiene un doble propósito porque «redunda no solo en beneficio de la familia adoptante, sino en primera instancia del menor», porque al llegar a su nuevo hogar, «tendrá garantizado un ambiente familiar preparado, responsable, estable y comprometido en su desarrollo integral».

Asimismo, según ha destacado la directora general de Servicios Sociales y Menor, su objetivo es «preparar a todas las familias de la Comunitat Valenciana que llevan a cabo el trámite de una adopción nacional o internacional», porque todas las familias «deben ir preparadas y conscientes de la responsabilidad de tener su hijo por medio de la adopción».

«MEJORES CONDICIONES FAMILIARES»
Además, a través de los cursos de este programa formativo de familias, se trata de que cada niño encuentre en el hogar «las mejores condiciones afectivas, familiares, mentales, y sociales que le faciliten su desarrollo como ser humano», ha aclarado Aragonés.

Para ello, entre los objetivos específicos de la Generalitat se encuentran la resolución de dudas, temores, necesidades e inquietudes en relación tanto a los trámites del proceso, como a las implicaciones del mismo. Además, se confrontan las expectativas de los demandantes y se señalan las diferencias culturales implícitas en la adopción internacional y su motivación personal.

Para Rosa Aragonés, los padres adoptivos deben estar especialmente capacitados porque la paternidad adoptiva, «supone diferencias respecto a la biológica, ya que sus hijos van a tener necesidades específicas añadidas a lo que supondría la crianza de un hijo biológico».
También las necesidades emocionales de los niños adoptados requieren de sus padres una preparación especial, en concreto, Aragonés se ha referido a «la elaboración de los duelos por su historia pasada, sus experiencias previas, o por la separación prematura de los padres biológicos, presente incluso en los bebés».

Por ello, ha subrayado la directora general, las habilidades y estrategias educativas de los padres adoptivos «deben estar especialmente desarrolladas», puesto que «todas las circunstancias propias de la adopción pueden llevar a diferentes vicisitudes y la familia debe ser capaz de atender a estas diversas situaciones desde el primer momento».

ACTIVIDADES Y CONTENIDOS
Las actividades consisten en la realización de talleres formativos en los que las familias comparten sus inquietudes y se forman progresivamente para obtener como resultado una adopción satisfactoria.

Por ello, la asistencia al curso es obligatoria al inicio de la solicitud. Primero hacen la formación y luego se valora la idoneidad.
La metodología de los talleres es totalmente práctica para que las familias participen activamente y de manera dinámica en reflexiones, juegos de roles, análisis de casos, lecturas y exposiciones o charlas con contenidos correspondientes a cada taller.

Son actividades con las que se pretende «crear un espacio para fomentar el diálogo reflexivo, para intercambiar experiencias enriquecedoras, fortalecer los vínculos de afecto y unión entre la familia y su hijo, para el cumplimiento de su papel como familia adoptante», ha destacado Aragonés.