Montoro anuncia reestructuración de los créditos derivados del FLA

wpid-montoto.jpg

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha asegurado hoy que el Gobierno trabaja en la «reestructuración» de los créditos asociados al Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) y que baraja fórmulas como «aplazar» las devoluciones del préstamo.

Montoro, en una conferencia en el Círculo de Economía, ha dejado claro que no relajará el control sobre el déficit público, pero que, al rebajar la partida de intereses, estas medidas servirán para «dar más liquidez a las comunidades que lo necesitan con urgencia».

A falta de concretar el alcance del anuncio, la medida supone dar algo más de margen a comunidades como Cataluña, Andalucía o la Comunitat Valenciana, entre otras, que sufren para controlar su déficit público, que este año debe ajustarse al 1 % de su PIB.

En el caso de Cataluña, por ejemplo, en febrero de este año pagó 503 millones de euros en concepto de intereses correspondientes al FLA del año pasado.

En un contexto marcado por la petición de algunas comunidades al Gobierno de que ponga en marcha un nuevo modelo de financiación que les aporte más recursos, el ministro ha remarcado que actualmente el Gobierno «no puede poner más dinero» para repartir entre las comunidades, dado que «el déficit lo tenemos todos».

Montoro ha vinculado la puesta en marcha de ese nuevo modelo de financiación, para el cual aún «no tiene fecha», a la consolidación de la recuperación económica.

El presidente del Círculo de Economía, Antón Costas, ha aprovechado la presentación del ministro para pedirle «valentía política» para dar «una respuesta al problema general» que tiene España con su sistema de financiación, de forma que el nuevo modelo «respete» el llamado principio de ordinalidad y que se caracterice por una «solidaridad sostenible».

En respuesta a esa y a otra petición del diputado de CiU Antoni Fernández Teixidó de que pusiera en marcha un nuevo modelo de financiación, Montoro ha asegurado que el Estado se está endeudando para garantizar los servicios sociales en las comunidades y ha añadido que hasta que no cuaje la recuperación económica y concluya la reforma tributaria no puede plantearse un nuevo modelo.

De hecho, Montoro ha admitido que el actual modelo no le gusta «nada», y que querría «perfeccionarlo», pero ha insistido en que el debate sobre la financiación no puede plantearse «sobre la premisa de poner más dinero y con la del agravio y el enfrentamiento político».

Aunque el presidente del Círculo de Economía, Antón Costas, ha tildado hoy de «oportuna» la reforma fiscal emprendida por el Gobierno por entender que puede «consolidar la recuperación» de la economía española, también ha espetado al ministro que puede ser vista «como electoralista».

Como réplica ante esa visión, Montoro ha argumentado: «Un Gobierno debe gobernar para la gente, para pasar el examen de las urnas. Cuando un gobierno lo hace pensando en pasar a la historia, tiemblen».

La conferencia del titular de Hacienda ha reunido a buena parte de la cúpula del PP catalán, encabezada por su presidenta, Alicia Sánchez-Camacho; a la delegada del Gobierno en Cataluña, Llanos de Luna, a la directora general de Tributos de la Generalitat, Elsa Artadi, así como a numerosos representantes empresariales, entre ellos el presidente del Banc Sabadell, Josep Oliu.

Por otra parte, el ministro ha destacado que el crecimiento económico en España en 2015 será «tan intenso» que colocará a España «a la cabeza de la UE», pero ha alertado de que este signo de recuperación no debe llevar a descuidar el control del déficit público o el necesario proceso de desapalancamiento en toda España