Continuan las protestas por el calor en las aulas

wpid-protesta-niños-bañador-calor-colegio.jpg

El sindicato STEPV ha animado al profesorado a abandonar las aulas si las temperaturas superan los máximos permitidos e impiden el normal desarrollo de la actividad académica. Así, insisten en que los docentes se pueden trasladar a otra parte del centro mejor condicionado a su alumnado siempre que “se hagan cargo”. Además, ha cifrado en dos los colegios cuyos alumnos han acudido a las clases este viernes en bañador en señal de protesta.

Por su parte, la consellera de Educación, María José Català, ha señalado este viernes durante la rueda de prensa del pleno del Consell, al ser preguntada por la situación, que “hay un calendario lectivo que hay que cumplir”, aunque ha explicado que los directores de los centros son competentes para suspender las clases si no se pueden impartir en condiciones de normalidad y “motivan las circunstancias”. No obstante, ha recalcado: “Si se suspenden las clases cada vez que hace mucho calor no sé si llegaríamos a cumplir esos 180 días lectivos”.

Posteriormente, en su cuenta de Twitter, se ha referido a los “intentos de vincular el adelanto de curso a las altas temperaturas” y ha remitido a un informe de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) de septiembre de 2013 en el que “se dice textualmente los días más cálidos fueron los últimos días del mes y el más frío fue el 7 de septiembre”, indica.

Entre las incidencias detectadas por el STEPV, el sindicato ha explicado en un comunicado que este viernes el IES de Foios (Valencia) ha decidido, en una asamblea de profesorado, suspender las clases a partir de las 13.00 horas por el fuerte calor. La decisión ha sido informada a la inspección por parte de la dirección del centro y a los padres y madres ya que, según precisan, “varios alumnos se han visto afectados por el calor estos días”.

Por otro lado, destacan que el alumnado en colegios de Almoines y Carcaixent ha acudido al centro escolar en bañador y toallas como acto de protesta por el calor que están sufriendo. Esta misma acción se realizará en el colegio Santa Teresa de Valencia el próximo lunes.

Según han explicado fuentes del AMPA del colegio Víctor Oroval de Carcaixent (Valencia) a Europa Press, el 70 por ciento de los alumnos de primaria han acudido este viernes al centro escolar en bañador en protesta por las temperaturas de hasta 32 grados que han alcanzado las aulas, mientras que el 30 por ciento de niños de infantil no han ido al centro.

Así, lo ha cifrado la presidenta del AMPA del colegio, Rosa Corell, quien ha destacado que esta forma de protesta pretende manifestar el “descontento” de algunas familias por las condiciones de las aulas que “no están preparadas” para soportar las altas temperaturas que padecen los docentes y los alumnos.

Además, ha señalado que el acto reivindica las “inasumibles” condiciones de trabajo del personal docente y de los niños que acuden a las clases ya que ha explicado que en la jornada de este viernes, muchas aulas han registrado temperaturas por encima de los 30 grados.

“Nuestra intención es que la Conselleria de Educación considere que no se puede dar clase con estas temperaturas”, ha recalcado la presidenta del AMPA, quien ha incidido que Educación debe o poner aire acondicionado en las aulas o suspender las clases porque, a su juicio, en las clases “debe haber un estado agradable”. Por ello, ha explicado que han remitido un escrito a la Conselleria de Educación en el denuncian la situación y reclaman aire acondicionado en todas las aulas.

CLASES EN EL PATIO

En el mismo sentido, en el IES Vall de la Safor de Villalonga (Valencia), el profesorado ha decidido realizar las clases en el patio y, cada hora, han comprobado si las aulas reunían las condiciones necesarias para retomar la actividad, según STEPV. Asimismo, STEPV señala que otros centros están acordando acciones para la semana que viene, como el IES de Massamagrell, que utilizará cubos de agua para refrescarse durante la mañana.

Esta medida también se ha dado en varios colegios de Alicante, como en San Vicente del Raspeig, donde se han suspendido varias clases en el momento en el que el termómetro marcaba 27 grados.

Por otro lado, el sindicato denuncia la actuación de algunos inspectores de educación que están “interfiriendo” la actuación “responsable” del profesorado que indican que “actúa para evitar los riesgos en las aulas con temperaturas elevadas que están afectando la salud del alumnado”.

De hecho, indican que los docentes tienen derecho a abandonar el aula con su alumnado y a trasladarlo a espacios “más confortables” si detectan situaciones de riesgo, como las altas temperaturas que padecen algunos centro, como consecuencia de “la obstinación” de Educación por iniciar el curso el 3 de septiembre.

STEPV responsabiliza al presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, y a la consellera de Educación de los casos de afectaciones en la salud del alumnado causados por el fuerte calor y ha reprobado las declaraciones de este viernes de Català sobre esta cuestión.

SITUACIÓN “INTOLERABLE”

Por su parte, FETE-UGT PV ha considerado “intolerable” la situación térmica en la que se encuentran los centros educativos de la Comunitat, en especial “cuando se utilizan instalaciones provisionales o barracones” y existe “falta de acondicionamiento adecuado”.

En un comunicado, el sindicato se suma a las denuncias formuladas por el profesorado y resto de la comunidad educativa ante las “inadecuadas condiciones” de los centros y ha exigido de la Conselleria de Educación una actuación “urgente e inmediata”, a través de sus unidades técnicas, con la adopción de “medidas preventivas” para los trabajadores y garantizar la calidad de la educación del alumnado.

FETE-UGT PV ha puesto al servicio del profesorado y los centros educativos sus técnicos y delegados de prevención para “articular las denuncias que sean necesarias ante las direcciones territoriales de Educación, el servicio de prevención del sector docente (integrado en el Invassat) y la propia Conselleria de Educación o, ante la inactividad de estos organismos, la Inspección de Trabajo”.

El sindicato ha advertido de que “cualquier temperatura extrema de los locales cerrados, o que se sitúe fuera de los márgenes” establecidos por la normativa “debe ser denunciada ante los responsables del centro y la autoridad laboral, la Generalitat Valenciana y la propia inspección de trabajo, y ser corregida”.