Un experto critica el exceso de alarmismo ante el ébola

wpid-wpid-ebola-2.jpg

El catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Facultad de medicina de la Universidad de Valencia, José María Martin-Moreno, ha criticado este martes que la comunidad internacional está reaccionando “tarde y mal” ante el ébola y al respecto ha advertido de que “no sólo hay precipitación en las vacunas, sino intereses ocultos para vendernos tratamientos que no están suficientemente probados”.

Al respecto, Martin-Moreno ha expuesto, antes de pronunciar la conferencia ‘Enfermedades emergentes y el Èbola’ en el Consell Valencià de Cultura (CVC), que para sacar al mercado una vacuna hay “unos pasos científicos que son ineludibles” y hay que “seguir unos protocolos que están establecidos”. “No se puede hacer corriendo y mal”, ha advertido. Por ello, ha señalado que cuando se cumplan “bien” estos protocolos “desde luego tendremos las vacunas y los tratamientos”.

En ese sentido, ha constatado que se está produciendo “un exceso de alarmismo” ya que en los países desarrollados, y en concreto en la Comunitat Valenciana, “sí que estamos preparados”. De hecho, ha recordado que hace tres días publicó en The Lance un artículo al respecto en el que advertía de que “nos estamos pasando con exceso de medidas de precaución que lo que hacen es asustar a la gente más que ayudar”. De este modo, ha señalado que hay “un poco más de alarma de lo que es pertinente” y “más miedo al miedo de lo que es real”.

Así, ha constatado que el ébola es una enfermedad “muy seria” con “una alta letalidad”, pero que en estos momentos “fundamentalmente afecta a países del África occidental” que, debido a “la debilidad” de su sistema sanitario, está produciendo “un verdadero sangrado de personas con más de 1.600 muertos” hasta la fecha.

Por ello, ha lamentado que la comunidad internacional está reaccionando “tarde y mal”, pero que “desde luego” desde el punto de vista el riesgo para nuestra población en este momento es “muy reducido”. De hecho, ha recalcado que “desde luego nosotros sí que estamos preparados siguiendo los protocolos que están sistematizados al afecto tanto por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como por la Unión Europea”. “Estoy absolutamente convencido”, ha recalcado.

En concreto, ha señalado que conoce “directamente” la situación de la Comunitat Valenciana y “estamos perfectamente preparados para que en el caso hipotético de que recibiéramos pacientes con ébola que “éstos no nos contagiaran y los pudiéramos tratar de la mejor manera posible”.

Por contra , ha señalado que la inversión “mejor” que se puede hacer desde los países desarrollados es “ayudar a los sistemas sanitarios tan “débiles” de los países afectados para “poder controlar así los brotes en origen y que no nos llegaran las enfermedades”.

En ese sentido, se ha mostrado contrario a suspensión de todos los vuelos con las naciones donde la enfermedad del ébola está fuera de control, como recomendó el CVC en un comunicado, porque entre otras cosas “eso es una forma de hundirlos del todo”. Así, ha advertido de que si no pueden llegar suministros implica que “no podrán llegar alimentos, gasolina ni medios básico”, por lo que “es una posibilidad en el momento actual no es aconsejable”.

Respecto a las críticas de colectivos médicos por falta de medios y de preparación del personal en los hospitales, ha comentado que “siempre hay espacio para la mejora”, pero ha garantizado que “los trajes no son necesarios que sean excesivos”.

Por su parte, el presidente del CVC, Santiago Grisolía, ha comentado que la vacuna no funcionó en el caso del sacerdote Miguel Pajares porque, en su opinión, se le administró “muy tarde”, peor ha recalcado que “por lo visto hasta ahora parece ser que es bastante eficaz”.