La grave sequía amenaza al campo alicantino

SequíaEl sector agrícola ya ha notado los efectos de la falta de lluvia

La Unió de Llauradors advierte que la sequía que arrastra la Comunitat Valenciana en últimos tres años puede hacer perder una parte muy importante de las futuras cosechas de viña, frutos secos, olivos, cereales y pastos, además de causar un fuerte aumento de costos en otros cultivos de regadío.

La conjunción de la ausencia de precipitaciones, las altas temperaturas de los últimos meses y la sequía de las últimas tres campañas afectan de forma muy negativa a todos los cultivos y a algunas especies ganaderas. Todo ello, advierten desde la Unió, tendrá una repercusión directa en la disminución de ingresos de los agricultores y ganaderos.

La organización agraria asegura que estas adversidades climatológicas provocan, entre otras cosas, desequilibrios fenológicos en la mayoría de cultivos, una intensificación y persistencia del periodo de sequía, calibres de fruta más bajos e, incluso, una posible pérdida de arbolado por la muerte del mismo. «Pero también repercuten en un incremento del nivel de plagas con el coste asociado que supone su erradicación, el aumento de la frecuencia de riego y la consiguiente subida del coste energético, la disminución del nivel de los acuíferos y la salinización de los pozos de riego», señala.

A tenor de los datos ofrecidos por la asociación agrícola, los efectos de la sequía son distintos según las zonas de secano o de regadío. En estas últimas, el principal problema es el encarecimiento de costes de cultivo (mayor número de riegos, más tratamientos contra las plagas, labores adicionales para el aclaro de frutos, etc.,). En las zonas de secano, en cambio, los problemas no se centran únicamente en la disminución de producción, que en algunos casos superará el 50%, sino que podrían tener consecuencias en la próxima con la muerte de arbolado.

En su análisis por cultivos, se detecta que las viñas se verán afectadas en todas las zonas productoras con un descenso medio de la producción del 30% respecto a la campaña pasada, lo que supondrá una cosecha global en el conjunto de la Comunitat Valenciana de poco más de 1,5 millones de Hl de vino. L

Respecto a la producción de frutos secos, según la Unió, también notará fuertemente los efectos de la sequía. Así, la de almendros podría descender su cosecha casi un 40% sobre la anterior. Del mismo modo, los agricultores señalan que el cultivo del algarrobo, además de ver reducida en más del 30% su producción respecto al año pasado, está teniendo graves problemas sanitarios como la caída de hojas y la falta de acumulación de reservas, lo que provocará efectos negativos en la cosecha del año que viene.

El cultivo del olivo, si no llueve en los próximos quince días, podría sufrir una campaña catastrófica con la pérdida de más del 50% de la producción, dejando la cosecha de la Comunitat Valenciana en aproximadamente unas 15.000 toneladas, señala el colectivo agrario. Al tiempo, asegura que en cereales la pérdida ha sido generalizada en todas las comarcas valencianas, aunque de manera distinta según zonas productoras, pero la merma de cosecha oscila entre el 20 y el 50% respecto a una campaña normal.

Por lo que respecta a la ganadería, la Unió destaca la falta de pastos para la ganadería extensiva y su consiguiente incremento de costes en piensos o los problemas de los apicultores valencianos que tendrán un descenso de la producción de miel de un 20%. sequíasequíasequía

Be the first to comment on "La grave sequía amenaza al campo alicantino"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*