De faros marítimos en desuso a hoteles

faro

‘Puertos del Estado’ ya ha recibido tres proyectos, dos en Alicante y uno en Galicia, para dar uso hotelero -o de otro tipo- a faros marítimos en desuso. Dichas iniciativas ya están en tramitación, por lo que en unas semanas podría dar ‘luz verde’ a la apertura de los primeros faros y a su puesta en marcha.

El uso como alojamiento es posible, con una autorización expresa del Ministerio de Fomento o del Consejo de Ministros, según la ubicación de la instalación en relación al borde del mar, con las consiguientes autorizaciones.

La primera fase para reconvertir infraestructuras portuarias y darles un uso hotelero concluirá así sus primeras actuaciones, que se esperaban para 2014, una vez que las Autoridades Portuarias han presentado las tres primeras solicitudes al grupo de trabajo creado para llevar a cabo este proyecto conocido como ‘Faros de España’.

53 FAROS ACOGEN YA USOS ALTERNATIVOS

La Red Litoral de Ayudas a la Navegación Marítima está integrada actualmente por 547 ayudas, de las que 187 son faros. El servicio de señalización marítima que presta dicha red tiene un coste directo medio anual de unos 9,5 millones de euros, que es financiado por las Autoridades Portuarias, a través de la tasa de ayuda a navegación.

Muchos faros españoles se usan ya para usos alternativos (visitas, fines culturales, hostelería…) como es el caso del de Formentor (Baleares) que alberga un restaurante o el de Finisterre (Galicia) que cuenta con una sala de exposiciones.

A día de hoy, un total de 53 faros acogen usos alternativos: 28 faros acogen usos como centros de interpretación, arte y exposiciones; 12 faros sirven de centros culturales y de formación; 5 faros acogen actividades como centros de investigación/laboratorios/observatorios; 7 faros disponen de cafeterías y restaurantes y uno de ellos cuenta con un acuario.

DOBLE IMPACTO ECONÓMICO

En la memoria económica del Decreto-ley de urgencia aprobado por el Ejecutivo, se recoge ya la necesidad de extender las excepciones establecidas en la Ley de Puertos del Estado y de la Marina Mercante para las instalaciones portuarias contemplando la posibilidad de su utilización hotelera, así como albergues u hospedajes en los mismos términos previstos para los faros.

Con esta medida, se busca contribuir a su protección, generando nuevas inversiones e incrementando la recaudación tributaria y evitando, al mismo tiempo, el gravamen que supone para las Autoridades Portuarias el mantenimiento de estas construcciones, que deben conservarse por formar parte del patrimonio histórico, pero no tienen viabilidad para nuevos usos portuarios.

En cuanto al impacto económico de la medida tendrá una doble vertiente: la directa de las inversiones a realizar en la rehabilitación de los inmuebles históricos y la creación de empleo asociada a su explotación hotelera y la derivada de la reducción de costes más los ingresos correspondientes a las tasas de concesión.

Be the first to comment on "De faros marítimos en desuso a hoteles"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*