Muere El Último Guerrero y, con él, una parte de nuestra infancia

wpid-3-1ererw.jpg

James Hellwig es un nombre que a muchos no les sonará de nada. Pero este americano nacido en Crawfordsville, Indiana, encontraba reconocimiento cuando caía el sol, se encendían las luces y el cuadrilátero se convertía en epicentro de cruentas batallas noche tras noche. Su larga melena, su físico privilegiado, sus pinturas y su innegable carisma hicieron el resto. Este miércoles de madrugada, por causas desconocidas y a los 54 años de edad, falleció Hellwig. Este miércoles de madrugada falleció ‘El Último Guerrero’.

En una WWF (World Wresting Federation) monopolizada en los noventa por la icónica imagen de Hulk Hogan, nunca una mala traducción ayudó tanto a imbricar en el imaginario colectivo a un personaje televisivo. ‘The Últimate Warrior’ -cuya traducción sería ‘El Guerrero Definitivo’- adquirió unos tintes de épica desconocidos en España. El no era un guerrero más, era el ‘último’. Su cara pintarrajeada, su actitud desafiante y la enconada guerra que mantuvo con Hogan muchos años quedaron grabados a fuego para siempre en la memoria de los niños de nuestro país que devoraban los combates de lucha libre emitidos por Tele 5 a principios de los noventa.

Un portento físico, Hellwig hizo de su atuendo una auténtica seña de identidad, provocando innumerables imitaciones posteriores pero nunca iguales a la original: maquillaje facial agresivo, rostro desencajado y esas cintas multicolor en brazos y piernas que en cualquier otro hubiesen resultado ridículas. En su caso, resultaban imponentes. Su célebre ‘Baile de San Vito’ -todas las adaptaciones a nuestro idioma deben agradecerse al locutor Héctor del Mar-, danzando alrededor de su adversario, fue uno de los divertimentos favoritos de los niños de aquella generación.

La edición VI de Wrestlemania en 1990 quedará para la historia por la victoria obtenida sobre Hogan y la conquista de los dos títulos mundiales de la WWF que estaban en liza. Era la primera vez que un luchador los ostentaba el mismo tiempo. Su declive empezaría un par de años después, en un momento en el que la lucha libre empezaba a expandirse a nivel mundial.

Diferencias con el gerente de WWE -la empresa sucesora de la WWF-, Vince McMahon, precipitaron su retirada, con ruido de fondo respecto al consumo de anabolizantes. Tras su adiós, dedicó su vida a dar conferencias motivacionales. El pasado sábado fue incluido en el Salón de la Fama de la WWE en un acto celebrado en Nueva Orleans.

HOGAN Y LA WWF LE HONRAN

Una vez se conoció la noticia de la muerte de Hellwig, el luchador Hulk Hogan tardó poco en mandar sus condolencias a través de un escueto ‘tweet’ en su perfil de Twitter: «DEP GUERRERO. Sólo amor. HH».

También el director de operaciones de la WWE, el luchador Triple H, tuvo un recuerdo para un «icono y amigo» y para «su mujer Dana y sus hijas». La página web de la WWE lució en su versión inglesa colores negros en memoria de Hellwig.