Una Corona de 100.000 euros

wpid-fotonoticia_20140615115945_644.jpg

La Corona Real que se exhibirá en la proclamación de Felipe VI tendría un precio de salida a subasta «cercano a los 100.000 euros» principalmente por su valor histórico, que es mayor al económico, ha informado a Europa Press la Asociación Española de Tasadores de Alhajas (AETA).

El vicepresidente de la AETA, Jesús Ángel Ruiz, ha explicado que la Corona Real «tiene un valor histórico incalculable» aunque «el valor económico no es excesivamente alto«. De hecho, ha asegurado que la Corona tiene un valor económico -determinado los materiales utilizados- que ronda los 6.000 euros.

Ruiz ha subrayado que este cálculo de salida a subasta es el resultado de sumar el valor económico estimado, el valor «intrínseco» que tiene la Corona por ser «un símbolo representativo del Reino de España«, así como otros incrementos como la antigüedad y el fabricante. Asimismo, ha aclarado que atiende a parámetros de las casas de subastas de obras de arte que son líderes a nivel internacional.

Eso sí, ha insistido en que al final de la subasta el valor «puede ser infinitamente mayor»: «Se puede multiplicar y de hecho lo habitual es que se multiplique», ha puntualizado al respecto, añadiendo que «hay muchos inversores, coleccionistas y empresas que pujarían porque es una pieza única«.

La Corona Real, que pertenece a la colección de Patrimonio Nacional, data del año 1775 y es uno de los símbolos de la Monarquía española. Concretamente, acompaña al cetro tanto en la proclamación y jura del nuevo monarca como en las ceremonias fúnebres, según Patrimonio Nacional.

Ceremonia coronación Juan Carlos ISe ha utilizado en todas las ceremonias de proclamación -aunque de forma simbólica ya que no hay colocación- desde Isabel II. Así pues, el próximo día 19 de junio, se exhibirá en el Congreso de los Diputados durante la proclamación de Felipe VI, al igual que sucedió en el año 1975 cuando el Rey Juan Carlos I fue nombrado Rey de España.

La última vez que fue expuesta fue en el año 1980 con motivo del traslado a España de los restos mortales de Alfonso XII para su enterramiento en El Escorial.

La Corona, de grandes dimensiones, consta de un aro formado por dos molduras lisas y en medio otra plana con decoración repujada sobre la cretería formada por espejos en los que se representan emblemas heráldicos.

En distintas posiciones enlazan los espejos rematándolos, una corona de laurel de la que parten ocho imperiales formados por dos ramas entrelazadas, dejando claros en medio que se aúnan dentro de una moldura circular convexa, con decoración de hojas de relieve. Esta última sirve de base a una bola con cruz de brazos iguales y decorados con hojas en relieve.

Be the first to comment on "Una Corona de 100.000 euros"

Leave a comment

Your email address will not be published.

*